Dra Marisa Tobio
...salud y belleza en armonía
 
Tratameintos Faciales
Peeling
Microdermoabrasión
Mascaras Faciales
Mesolifting
Botox
Rellenos
Laser CO2 fraccionado
Radiofrecuencia
Skinboosters
Tratamientos Corporales
Mesoterapia
Lipodilución  Fosfatidilcolina
Hidrolipoclasia ultrasónica
Utrasonido
Depilación permanente
Ultracavitacion
Radiofrecuencia
Laser Helio II
Eliminación de tatuajes
 
 
 

Tratamientos

- Faciales

Botox ®

Como consecuencia de las contracciones de los músculos faciales, con el paso del tiempo se producen líneas de expresión o arrugas más o menos profundas, a nivel de la frente, periorbiculares o “patas de gallo” y el entrecejo, entre otras.
La toxina botulínica tipo A, aplicada estratégicamente en el músculo responsable de la línea o arruga de expresión, causa su relajación temporal y brinda al rostro una apariencia más descansada, rejuvenecida y agradable. Correctamente aplicado, el resultado es muy natural.

El tratamiento consiste en la aplicación de micro inyecciones en la zona a tratar, en forma muy sencilla, utilizando una jeringa como las de insulina, con una aguja ultradelgada. En el entrecejo las inyecciones se aplican en forma intramuscular, mientras que en los otros sitios se lo hace en forma subcutánea ya que es igual de efectiva y se evitan eventuales hematomas.
La sesión sólo toma unos pocos minutos y el paciente se retira del consultorio sin marcas ni vendas y puede retomar su vida cotidiana inmediatamente, así como maquillarse si la piel se encuentra inflamada.
Como es bien tolerada, otra de sus ventajas es que no requiere de sedación ni anestesia local.
La acción de la toxina botulínica dura en general aproximadamente cuatro o cinco meses, aunque en algunos casos puede prolongarse. Los resultados comienzan a verse a los dos o tres días y se hacen bien evidentes a los quince días de la aplicación, siendo realmente notables. El más importante es el llamativo incremento de la lozanía del rostro que va a lucir descansado y rejuvenecido. Se estima que en una persona de 45 años, el tratamiento puede “restar”, según cada caso, entre cuatro y diez años.
Entre sus virtudes también se cuenta que tras repetidas inyecciones, el músculo se va debilitando y cada vez suelen ser necesarias menos dosis ya que el resultado es más duradero. Y además, el rostro “se acostumbra” a no efectuar ciertos movimientos

Complicaciones y contraindicaciones

La toxina botulínica no debe ser utilizado en mujeres embarazadas, en período de lactancia, si se tienen enfermedades neurológicas o se están ingiriendo algunos antibióticos o ciertos medicamentos que deben ser consultados al especialista. Antes del tratamiento se debe suspender la ingesta de aspirina, gingko biloba, antiinflamatorios y vitamina E, para evitar riesgo de hematomas.
Los efectos colaterales son infrecuentes, pero puede haber cierta inicial dificultad para gesticular (como cuando vamos al dentista y nos aplican anestesia), dolor de cabeza y eventualmente inflamación o hematomas. En ese último caso, hay que evitar la exposición al sol.
La única indicación posterior al tratamiento es que el paciente no se acueste y no masajee la zona inyectada hasta después dos horas de aplicado el tratamiento para que el producto no se desplace a otra zona del rostro.

Copyright © 2010 Dra Marisa Tobio Medicina Estetica - Todos los derechos reservados